Ir al contenido principal

Desayuno de princesa 13OCT12


8:00 suena el despertador, es de esos que es una lámpara que se va encendiendo gradualmente y me despierta con Radio 3.
Suena una canción que hasta ahora no podía quitarme de la cabeza. De unos tipos que conozco, un tema que me encanta, que el estribillo canta algo como I´m waiting for you... y por supuesto a la hora de escribir el post no consigo recordarla.

Para mi sinusitis ya es otoño, pese a la agradable temperatura que hace fuera, y la cabeza me va a estallar.

8:30 Ups, me he dormido. Pero el dolor de cabeza se ha ido :)
Subo la persiana, abro la ventana, saco el edredón y miro el cielo. Despejado. Hace fresquete pero no demasiado. Me iba a dar una vuelta.
Buff, hablando de eso, ¿iremos hoy a ver a Cati? tengo que llamar a má (mi madre).

Comienzo con la determinación de ofertas gastronómicas *hincando codos*

10:00 Hola má, buenos días [...]
¿vamos a ir a ver a Cati, hoy o mañana? Lo digo por estudiar, hoy o mañana. Mi familia, supongo que como todas, tiene la cualidad de perder el tiempo (o ganarlo, depende de la situación) frente a una buena comida, un pez volador o lo que sea. Relacionarse con ellos es una aventura. Sabes cuándo empieza, no sabes cuando termina.
- No (esta es má), tengo que [blablabla] y si eso mañana.
- Vale má [añadir 20 minutos extras de cháchara poco productiva pero amorosa-cotilla]



11:00 Como no vamos a ver a Cati (mi abuela, a la residencia), me pego un homenaje de desayuno, que luego como en casa y a mi ritmo. Si vamos a ver a Cati apenas desayuno, porque luego pasamos por la Gitana y con la excusa de ahogar las penas de la puta vejez nos ponemos tibias.

Hogaza de pan recién tostadita, queso (el Boffard reserva que probamos el otro día en el taller en el que también lo pasamos. Sí, escribiré post, lo prometo :)), bacon y piñones tostaditos. Además le he añadido comino y un toquecito de orégano.

Acompaño con tanque de café y vuelvo a hincar los codos. En pijama, ni los dientes me he lavado, kiki en el pelo y puro glamour, ya sabeis :P

Ahora mismo, llama mi madre, oye, que sí, que al final vamos. Dammit. Bueno, me ha cundido la mañana, y necesito salir (y sacar 3 bolsas de basura).
Pues eso, que me voy pitando...

Océanos de amor :)


Comentarios

  1. si te descuidas desayunas a las 3 de la tarde ya jajaja!! muy rico desayuno!

    ResponderEliminar
  2. Puedes probar a bajarte el podcast del programa para escuchar el nombre de la canción que dicen los presentadores. Si no, con Shazam (aplicación que reconoce las canciones). Ha llegado un punto en el que he perfeccionado tanto mis técnicas de reconocimiento de canciones que soy un experto (momento ele yo, sí, en toda regla). Buen desayuno. Mejor dicho, buenísimo. ¿Habéis parado después en La Gitana?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Claudia, eso parece, jejeje.
    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  4. Carlos, estaba totalmente sopa, no estaba para encender el móvil (soy adicta, pero lo apago cada noche). Yo utilizo SoundHound. Cuando miré los podcast no la he escuchado, debió de ser una cortina o un trocete que no aparece ¿lo habré soñado??
    Me encanta que te gusten mis desayunos, es un honor.
    Sí, estuvimos en la Gitana, una comida tan agradable como eternamente peligrosa. Peligrosa por que el psicoanálisis en familia siempre es bueno hasta que es malo, malísimo...
    Un beso y ¡océanos de amor! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!

Entradas populares de este blog

#tortillas de patata por encargo en Madrid :) #tortillamiotraella

Pues eso, que me está gustando esto de hacer tortilla de patatas y me están saliendo encarguitos.
Como quiero que salgan más, os dejo este post para que babeéis un poco y os lancéis, siempre que estéis en Madrid.

La tortilla es de las formas más fáciles y bonitas de decir te quiero.

Ha llovido bastante desde ese post, pero mi tortilla, sin duda, ha ido a mejor. Baja Modesto ;)

La receta es sencilla. Buen producto y amorcito.
Patata gallega, natural; huevos frescos, cebolla blanca dulce y aceite de oliva virgen extra.

Dejo la patata tostada pero empapadita en el huevo, emulsionada con la cebolla. Sellada por fuera, jugosa por dentro, pero no chorreante de huevo.



Observa la foto de arriba para ver la textura. O vete a Bululú (santa cruz de marcenado 13) de lunes a viernes sobre las 10 AM a probarla :)




El precio es de 15€ por tortilla y glovo a medias. El pago es a través de mi página de Paypal. Acepto regalos, jajaja. 
Para encargarlas, me mandas un correo, el día anterior sería lo ideal, si no,…

Tortilla de patatas para Fermín

Hoy os hablaré de Fermín y Adela.

Entre los dos llegan a los 120 años y Fermín siempre suelta el chascarrillo entre lo que suman y el peso del matrimonio. Adela ya no le ríe la gracia. Pero se enternece.
Atrás quedaron las tardes en el paseo. Fermín queriendo avanzar, con sus grandes manos, con dedos gruesos, rollizos, rojizos, manoseando curvas y recovecos y Adela frenando por educación, por el debe ser, sofocada, ruborizada y por supuesto, excitada.
Atrás quedaron las noches en vela. La una cargada con el biberón. El otro haciendo encaje de bolillos con la nomina.
Los chicos se fueron.
La casa se quedó tranquila. Lejos de la jarana y la alegría de una casa con críos.
Adela quiere nietos. Quiere volver a sentirse útil, adorada, idolatrada y heroína.
Fermín quiere tranquilidad. Los chicos están bien, no se preocupa. Los nietos serian bienvenidos, pero sin angustias. Que ahora las relaciones no son como antes.
Sale pronto del trabajo. Le queda poco que amasar. Es panadero. Su frase favorita (c…

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorc…