viernes, 12 de octubre de 2012

Fetuccini verdes con salsa de mascarpone y limón


Me encanta mezclar pasta con cítricos, y si encima añadimos el queso mascarpone, que además de delicioso es una de los productos más grasos que hay en este mundo, hacen una fiesta perfecta.

El limón no chirría tanto, el mascarpone no llena tanto y la pasta (me) sabe de maravilla.

Digo me por que para gustos los colores.



Os cuento:

Para sacrilegio de muchos italianos, yo cuezo la pasta con nuez moscada, un chorrete de aceite bueno y a veces algo de sal.
En este caso he cocido la pasta en agua con el zumo de medio limón, nuez moscada en modo se va a acabar el mundo y pimienta negra a raudales.

Al escurrir, dejo los fetuccini pringaos con un poco de aceite (de oliva virgen extra, siempre) y reservo un poco de ese caldo, no más que un chato.
En ese agua tuneada dejo que se derritan un par de cucharadas de mascarpone, añado pimienta negra, algo más de nuez moscada, que le va genial a los lácteos, sal y compruebo que se note el limón, pero que no amargue. Si hace falta rectifico.

Emplato la pasta, sirvo la salsa (he hecho demasiadJAJAJA) y adorno con limón y albahaca que también me los he comido :)

Océanos de amor.

4 comentarios:

  1. Me gusta la pasta casi como la hagas pero esta receta promete.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pablo :)
    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  3. Ohhh, cueces la pasta en agua con aceite de oliva... no sabes que un gatito muere atropellado por un camión de Barilla cada vez que lo haces... Ohhh... :-(. Eso sí, la pasta con mascarpone me parece LO MÁS.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, Carlos, gracias y me he descojondado con el tema del gatito :))
    Océanos de sacrilegios.

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!