sábado, 6 de octubre de 2012

Hamburguesa contundente y sabrosa :)

Como he comentado en alguna ocasión, la carne me da pereza. Pereza de zampona, quiero decir, me la como, porque me chifla comer, pero no sale de mí pedir carne o sencillamente, prefiero otros platos...

Me obligo a comerla y la disfrazo, como es el caso.

Ayer compré carne picada (ternera) para hacer albóndigas, que me pirran.
Pero hoy no tenía el cuerpo para hacer pelotitas, así que he cogido un bolón, lo he dejado mezclado con un ajo picadito, un poco de cebollino y un chorrete de picual.
Por otro lado, he tostado el bollito de pan en la plancha con un pelín de mantequilla en los bordes. He dorado una cebolleta francesa en un miniculín de aceite, y en ese mismo restito de aceite he tostado dos finas lonchas de berenjena.
Finalmente he cocinado la hamburguesa, al darle la vuelta le he plantado unos trozos de camembert que olía delicioso. He apagado el fuego y he dejado que se vaya fundiendo el queso.





La he montado asi: capita de brotes de lechuga, la berenjena, la cebolleta y la hamburguesa con el queso. Un poco de pimienta verde y listo.

He acompañado con una ensalada de remolacha, sardinillas y queso fresco de oveja, aliñada con arbequina, limón y tomillo.


Gracias por leer :)

¡Océanos de amor!

7 comentarios:

  1. Solo puedo decir...GUAU!! Que pinta tiene!! Muchas ganas de hamburguesa...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Soy REFANS de las buenas hamburguesas y esta, por mis narices y las tuyas, lo es. Bien vale su peso en oro y tú el tuyo en chocolate de un 70% de pureza, que es muchísimo mejor.
    He dicho.

    ResponderEliminar
  3. David,
    Mil gracias, la tuya te ha quedado exxxpectacular :)
    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  4. Carlos,
    Estaba cojonuda, modestia aparte...
    ¿puedo pedirme chocolate con leche? En esto (como en la bebida) también tengo mal paladar :P
    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  5. Pide lo que quieras, que para eso eliges tú en qué te cobras el premio :-D. A mí el chocolate negro me encanta, pero reconozco que de vez en cuando me entra antojo de un buen con leche y lo disfruto a grandes bocados con picos.

    ResponderEliminar
  6. Uffff que delicatesen... para chuparse los dedos....

    ResponderEliminar
  7. Uffff que delicatesen... para chuparse los dedos....

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!