Ir al contenido principal

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorciaron, gracias, cuando tenía tres años. Quiero mucho a mi padre, pero no he tenido una figura paterna tradicional. No sé cómo encajar una figura paterna (u otra materna) en mi vida contigo. Hasta ahora, cuando he tenido (dos) parejas estables, a los cuatro o cinco años de relación, convivencia, cuando hemos llegado a la estabilidad económica, laboral y por supuesto sentimental, cuando llega ese momento, cortocircuito y huyo.
Obviamente ha habido más incógnitas en la ecuación, pero una de ellas es esa.
No encajo pareja y maternidad. No sé cómo encajarlas.

La solución perfecta sería ser madre soltera. La solución sentimental. Logísticamente y, por supuesto, económicamente no es factible. A duras penas llego a fin de mes sola, como para tener más gasto y encima dejarte con alguien inicialmente desconocido que cuide de ti mientras yo trabajo para pagarle.

Pero en menos de dos meses hago 36 tacos. Se me pasa el arroz. Supongo que esperaré a ver qué me deparara la vida un par de años más. Estudiaré la posibilidad de congelar mis óvulos. Pero supongo que acabaré dejando de lado esa opción.

Conseguiré ser cocinera, así cuidaré, alimentaré y daré de beber a la gente que se deje cuidar.

Todo esto por culpa del huevo hilado, que me trae recuerdos de infancia.. y así, hilando, hilando, os he soltado este rollo :)



Cruasán abierto, tostadito suavemente en la plancha, suficiente para que la cocina se colme de aroma de mantequilla. Cuando tiene colorcito, plato, jamón Ferrarini, huevo hilado y ÑAM :)

Gracias por leerme. Océanos de amor :D

Comentarios

  1. una entrada preciosa,y el croasan mmm...delicioso

    ResponderEliminar
  2. Todo llega...solo hay que esperar el momento y organizarlo. Serás una maravillosa mamá.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Cuarenta he cumplido yo en Junio, y despues de casi seis años de lucha, tres abortos y mucho pasar, estoy embarazada de cuatro meses, no tires la toalla,la edad no es tan imperativa como nos quieren hacer creer.....si es lo que quieres ve a por ello....ANIMO!!!

    PD: El croissant tremendo!

    ResponderEliminar
  4. Congela tus ovulos ya, así dejas una puerta abierta de par en par a una posibilidad que esta ahí, sino para cuando de decidas la puerta quizás este cerrada y siempre te quedara el y si...
    Soy una madre a la que le pirra el huevo hilado y cuya madre todas las nochebuenas lo pone con pollo trufado. ¡qué rico!

    ResponderEliminar
  5. Una de mis hermanas fue madre del primero a los 42 y el segundo a los 44, ambas niñas preciosas.

    Un día me tienes que contar despacio lo de esas clases de cocina que te estás currando para el futuro.

    Un beso grande querida

    ResponderEliminar
  6. Hola nena, en la vida cada cosa llega en su momento. En mi caso, fíjate, mi príncipe azul llegó demasiado pronto quizás. Tuve a mi única hija con 22 años y mi marido y yo nos conocemos desde los 18. Toda una vida juntos, es cuestión de moldearse en la vida, como todo. No te pongas una línea infranqueable, las relaciones son maravillosas. No huyas. Todo llegará. Es verdad que la edad pasa en contra y demasiado rápido, pero no hay que tirar la toalla. Encontrarás una salida.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  7. Ah, me he olvidado de decir que este croissant me ha parecido exquisito jeje

    ResponderEliminar
  8. Mira, hermosa, el post me ha gustado, pero el huevo hilado ni en pintura.

    Y tú no sabes qué esquina doblarás mañana para encontrarte un percal totalmente distinto.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. A ver... ser madre es también lanzarte, como el puenting, das un paso, un paso adelante, del que te puedes arrepentir en momentos, pero en otros muchos no, y no porque nuestros hijos sean lo más amado del mundo , que también, sino porque un día decidiste dar el paso y ahora apechugas y punto.
    Porque hay decisiones que deben ser asi, tu eliges un camino, es un solo paso pero... ya sólo queda ir hacia adelante.
    No es ni dificil ni fácil, es a cada momento una cosa diferente, desde que nacen hasta... hasta que tú dejas de existir.
    Pero te aseguras con ellos el seguir viva para la eternidad, siempre , siempre permanecerás, te vuelves inmortal en ellos, donde tus genes, pequeñiiiitos siguen viviendo generación tras generación, y quizas a la tercera generación alguien diga que tiene la forma de los dedos de los pies como tú.. y eso es vivir eternamente.
    Asi lo veo yo. Ya elegir tenerlo tú sola, o tenerlo en pareja.. es otra historia.
    El croisan de cine nena!!

    ResponderEliminar
  10. Qué bien te entiendo... Paciencia, que llegará! Y te pillará siendo una increible cocinera...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!

Entradas populares de este blog

Cumpleaños de @palomafm en @restmunagorri de @guisadopicado #homenaje #restaurantesmadrid

¡Hola, holaaaa!

Os recuerdo que soy muy bruta y directa hablando. Esta es mi experiencia personal, en cocina en general y como cliente con Pedro. Quedaos con el mensaje, maravillosa persona Palomita y fabuloso restaurante el de Pedro. Comienzo pues.

Hoy es el cumpleaños de Paloma (@palomafm ), divertida, inteligente y un montón más de cosas más pero se me ruboriza. ¡Felicitadla todos!!

Ambas somos de gozar con la comida y de buen comer. Así que Muñagorri nos pareció la perfecta opción.
Alta cocina con detalles pero sin tonterías.



Pedro Muñagorri, un vasco (ya, sólo con eso suena bien) que echó a volar en solitario hace unos años.
En su casa ofrece producto de temporada, de mercado, fresquito y con un puntito de juego.

¿a qué me refiero con juego? A texturas, temperaturas pero sobre todo, explosión de sabores.

Para mí, sobre todo lo de la textura y el sabor, es un tema delicado, después de estar en cocina, me he desencantado mucho de la alta cocina. Supongo que como en todo, cuanto más…

Berenjena con salsa de miso dulce y katsuobushi #receta y alternativas.

Hola de nuevo, 
para poneros en situación, tengo catarro, el cerebro no me cabe en la cabeza, no oigo ni veo, sólo pierdo mocos cuando menos me lo espero. Perdida de dignidad completa.
Este invierno (en realidad, otoño, todavía) está siendo coñazo con los ataques de sinusitis y constipados. Voy enlazando unos con otros. 
Al tema, escribo desde mi lecho de muerte. Supongo que ya habéis pillado el tono exagerado y sarcástico.
De ahí que la canción que elijo para la receta de hoy es Bakka Survivor de Ulfus. Sobreviviré, dijo ella, con la mano en cabestrillo sobre la frente.

La berenjena contiene potasio sobre todo, también fósforo, calcio, magnesio y hierro. Vitaminas A, B1, B2, B3, C y folatos. Apenas tiene calorías. 
Personalmente, al tener mucha agua, como más me gusta es al horno casi chamuscada, ese tostado sabe a gloria, o a la plancha sin nada más que algo de sal. Si quieres una concesión, que sea con la plancha pintada con aceite. Y con pintada me refiero a eso, a únicamente un pincel,…

Recetas con #brócoli en plato combinado.

Holaaaa,
Hoy os presento varios platos combinados cuyo ingrediente común suele ser el brócoli, alimento que personalmente me encanta.

Cocido a la inglesa: Partiendo de agua salada (que sepa a mar, no vale echarle una cucharadita de sal) ya hirviendo, cocerlo cortado en arbolitos de similar tamaño, para que se cocinen por igual.  Yo lo como casi crudo, lo saco cuando cambia de color, que está verde esmeralda. Si lo cortas en trocitos mas pequeños cuesta menos acostumbrarse al crunchi. Son muchos años comiendo verdura sobrecocinada.

Os dejo aquí un enlace donde podéis leer la cantidad de beneficios que tiene el brócoli.


Con trigo tierno, queso feta, manzana, anacardos y arándanos frescos.

Sencillote, con fresas frescas y aliñado con arbequina (la variedad de la aceituna. Ésta da un aceite suave, delicado, frutal, fresco) y zumo de limón.
La mezcla de brócoli y aguacate me encanta. También les acompañan tomatitos cherry, queso de cabra y cantidad de cilantro fresco.
Aquí tenemos un cameo del prim…