viernes, 26 de octubre de 2012

Tagliatelle frescos con chorizo y espinacas frescas

Entre el frío y la ansiedad del estudio el cuerpo me pide hidratos. Y ¡qué bien sientan!

Se hace en un periquetín, se come en menos y me ha sabido a gloria :)


La pasta la compro ya hecha. Quiero lanzarme a hacer yo misma, pero no tengo espacio en mi minicocina.

En un cazo pongo agua generosa a hervir, cuezo dos minutos la pasta. Escurro y retiro.

Mientras hervía la pasta he picado una cebollita francesa y la he dorado, en aceite de oliva (virgen extra, siempre), no demasiado.

En ese punto, he añadido chorizo de El Bierzo picado y le he dado un par de vueltas, que suelte su grasita, entonces añado la pasta, salpimento y le doy un par de vueltas, que se mezcle todo bien.

Apago y retiro del fuego. Añado las hojas de espinaca limpias y sin rabo (cocina feminista) y removemos de nuevo.

He añadido cheddar recién ralladito y algo de nuez moscada.

Océanos de amor :)

2 comentarios:

  1. Pues si que parece una receta sencilla y deliciosa. Me la apunto.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!