viernes, 30 de noviembre de 2012

Bizcocho de lima y coco con semillas de amapola

Buenos días, por fin es viernes. Estando en paro y estudiando no sé en qué día vivo, pero se nota en el ambiente.

Ya está empezando el frío de verdad. Sigo peleándome con la calefacción. 
Es de esas de acumuladores, carísima y fatal aprovechada. No tiene término medio, o genera calor tropical (lo cual mola mucho, para mis bragastime, pero mi presupuesto no se lo puede permitir), o se te hacen estalactitas en la nariz. Ahora estoy en ese estado. Mantita a todos lados y tiro de radiador de los de enchufar.

En breve despuntará el sol, y templará la casa. El café y este bizcocho ayudan:


Pues eso, que no soy de dulce.

Soy zampona y también como dulce, pero, si me das a elegir, prefiero salado. Y tengo mucha más soltura con el salado. También por que cocino por colores y sabores conocidos. Como el dulce me llama menos, he probado menos. Pero todo se andará.


He aquí un bizcocho contundente por el coco rallado y su leche, pero refrescado con la lima.

Lo hice totalmente a ojo. Cuando digo a ojo es que ni lo pesé, ni medí. Puedo deciros cantidades aproximadas, pero lo que importa es la textura.

Como no pensaba publicarlo, no saqué foto de la textura, y las fotos son de peor calidad, ya que están hechas con el iphone. Pero me ha gustado tanto :)

Últimamente tengo pasión por la lima, y utilizo mantequilla, de la buena, cuando siempre he sido de aceite de oliva. Sí, para el dulce también, y para las masas.

Los ingredientes aproximados que utilicé fueron. Una parte de harina, otra de azúcar, otra de leche de coco (algo corta) y otra (quizá algo corta, también) de mantequilla. Mínimo dos huevos, el zumo y la ralladura de una lima (quedaría más rico con más lima, posiblemente. Medio sobre de levadura en polvo por cada dos huevos. Un pellizquito de sal, un poco de pimienta negra y el doble de nuez moscada que de pimienta. Semillas de amapola a mogollón, lo veis en la foto, son todos esos puntitos negros. El calibrador de textura final será coco rallado.

Mezclo la mantequilla con el azúcar hasta formar una pasta que me encantaría untar en una tostada y zampármela. Incorporo los huevos, mareo, voy añadiendo la harina tamizada y el resto de ingredientes hasta que consigo una textura pastosa blandita.

A todo esto, el horno (mi mierdahorno) precalentado a unos 150º  aproximadamente una hora (en mi horno, que no tira, entonces no pongo tanta temperatura y aumento tiempo. Normalmente podría unos 180º una media hora o cuarenta minutos. Ya depende de cada tipo de horno)

Cuando empieza a oler toda la casa a amor, probablemente le quedan 10-15 minutos. Vigilo.

Cuando tiene costrita por encima y se siente el cuerpo que tiene, apago el horno. Lo dejo reposar unos minutos y lo saco. Desmoldo y dejo enfriar.



Menuda mierda de receta, joder, ni cantidades, ni textura, ni ná de na. Pero bueno, iré mejorando, o no, jejeje.

Océanos de amor y feliz viernes :)

8 comentarios:

  1. Menuda combinación. Tiene que ser explosiva. La probaré...

    ResponderEliminar
  2. Pues yo probare de hacerlo..ya te contaré que tal... Seguro que está riquísimo, al menos tiene toda la pinta!!

    ResponderEliminar
  3. Señora Mandarina,

    Es una delicia. Lo repetiré, pero tuneado :P

    Océanos de amor :)

    ResponderEliminar
  4. María,

    ¡Muchas gracias! :)

    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  5. Mc Clellan,

    Sí, coco y lima son porno del duro, y del rico :P

    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  6. David,

    Prueba, es una delicia, seguro que lo superas con creces :)

    Océanos de amor.

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!