domingo, 11 de noviembre de 2012

Pseudo risotto de alcachofas y tomillo




Y digo pseudo por varias razones, la principal, el arroz, es uno maravilloso, pero ni arborio ni leches, bomba de la Albufera de Valencia. Es gordoncho y muy sabroso, y se mantiene muy entero.

Lo segundo, lo he hecho a toda pastilla, fuego a tope y arrebatao, los 20 minutos dando vueltas continuas y añadiendo caldo (de brick) y frío... pero a muy poquito, entonces en el momento hervía de nuevo. A ese proceso de arrebato, echa caldo y da vueltas sin parar, le llamaré: mareito.

Me ha faltado cebolla, cebolleta o similar, y limón, este plato con limón hubiera sido cojonudo. Incluso con tomate seco, o guindillas, algo rojo y potentito.

Pero mi nevera tiene eco, así que he tirado de lo que tenía.

En este país y en general, todos los pack, ofertas y promociones vienen para familias de 18 hijos con sus parejas. O compras, cocinas y congelas, o compras, cocinas y repartes o comprar, cocinas y te pasas tres días comiendo lo mismo. Pues hago eso, pero a la larga siempre acabo gastando más para comprar menos. Eso y le doy a mi santa autoridad, má, mi madre, tuppers cada vez que puedo.

Pues bien, ayer abrí un bote de corazones de alcachofas. Siempre las escurro y las meto en aceite de oliva virgen extra. Se impregnan de ese saborcito y están de lujo. Las utilicé parte para este bocata, unas pocas a medio día, con un salmón plancha, y hoy las he finiquitao :)

He puesto la sartén al fuego. A tope (parte de la base de que a tope en mi mierdavitro significa fuego medio en tu vitro, posiblemente. Vengo de inducción, y la echo de menos), he partido un puñadito de alcachofas en 4 trocetes y las he puesto a que chillen un rato al fuego.

Mientras preparo el arroz, un puñadito, lo que veis en la foto, crece 4 veces su tamaño. Me encanta ir viéndolo.  Lo incorporo a la sartén, un par de vueltas y comienza el mareito que os he comentado arriba. Cuando veo que el arroz deja de estar a la muela, apago el fuego, que mi mierdavitro mantiene el calor que no veas.

Al ratito rallo parmesano (creo que me he pasadJAJAJA), no le he echado sal, pero sí pimienta, y todavía la siento en los labios, y un montón de tomillo fresco.

Aquí le hubiera puesto yo el limón, o cáscara rallada, o zumo, o los dos, pero un toque nada más. Pero en fin, otro día haré algo parecido.

Nunca suelo repetir recetas, y no tomo nota, hasta ahora, con el bló. Antes era más "como debe ser" con sus ingredientes y sus medidas. Ahora no, os cuento mi historia, comparto mi pasión, y si queréis compartir, criticar con educación o interactuar de cualquier manera, ya sabéis donde encontrarme :)

Océanos de amor.

PD: El siestón va a ser de órdago. Zzzzzz...







3 comentarios:

  1. a veces las recetas rapidas e improvisadas son las mejores. jejej
    besazooooos



    http://conlatripallena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. la pinta se ve estupenda y me imagino que la siesta fue alucinante

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me gustabas antes, pero ahora más, sin despreciar tus recetas, que son un lujo, tu manera de contar las cosas me encantan, tu blo es muy personal y único. Besitos, guapetona

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!