viernes, 21 de diciembre de 2012

Desayuno de princesa 21DEC12

Me va a estallar la cabeza.

Por partes, desayuno:



Rebanada de pan recién tostadito, queso rambol salmón y lonchitas (cortadas a mano de un lomo entero) de salmón ahumado, cuanto más finitas mejor. Adorno con eneldo y bukkake de pimienta.

Por regla general las fiestas me estresan bastante. Me fastidia el tener que querernos por obligación. En general cortocircuito con las celebraciones impuestas. Celebro cada día, cada hora y cada chuminada inimaginable, así que cuando es por obligación, me cuesta.

Añade familia, tensiones, emociones, saber estar frente a malos gestos, blablabla.
Además, el curso, me supera, el proyecto de video recetas me come mucho tiempo... no sé, que me agobio y no avanzo.

Añadir que este año, por fin, ha muerto Cata (mi abuela). Sí, digo por fin porque llevaba 10 años senil, llevaba 10 años ya sin ser Cata.Y por fin descansa.

Da mucha pena, porque toda muerte es dura, pero la muerte existe, es el ciclo. Lo que no era normal es que no hubiera muerto antes.

Tuvo un entierro precioso. Nos juntamos toda la familia. Despliegue logístico y sentimental. Como hacía años.

No pude más que recordar los innumerables viajes a Infantes, en el Renault 5 de má (mi madre), má conduciendo, Anibal (mi abuelo) de copiloto y Bea (nuestra tata), tú, Manu (mi hermano) y yo, detrás. ¡Ah! y el canario. Esos viajes eternos sin aire acondicionado y de ventanilla bajada.

Ahí sí que cantábamos, aquello era desgallitarnos (de ahí mi voz de ángel de ahora). Y ahí, nos enseñaste a silbar. Que aprendí antes a hacerlo hacia dentro que normal.

Recordé también las visitas que te hice a casa. Me enseñaste (y en ello ando) a hacer croquetas (la textura, fueran de lo que fueran, era perfecta, espero conseguirlas algún día), tu pollo en pepitoria. Te grababa CDs de Machín, leíamos el Hola, hablábamos de plantitas (me regalaste un montón, cuando empezaste a notar que ya no eras dueña de ti misma), de cine, de todo...

A veces me sentía incómoda, no sabía qué hablar o decir, pero me gustaba compartir.


Quiero mantener esa imagen tuya. Ese despertar después de operarte la cadera, después de que muriera (también con mucho sufrir, por el puto Alzheimer) Anibal. Floreciste, si ya eras coqueta, lo fuiste aún más. Viajaste todo lo posible, salías todo lo posible. Incluso con casi 80 años hiciste parapente (que a má casi la dejas en el sitio, ole tus ovarios)

Te encantaba el salmón ahumado, y por eso te dedico este desayuno, aunque hubiera acertado más con unos dátiles con bacon ¿eh?

Te querré siempre, y te mantendré viva en mi recuerdo.

Espero que ni má ni pá lean esto. Actualizaré en breve. A má le cuesta que sea tan "íntima". Pero es mi blog, es mi manera de procesarlo, de compartirlo.

Pero bueno, después de este rollo compartir que es mi cumpleaños. 36 castañas.
No volvería a los 20. Tenía mucho más valor que ahora, me iba infinitamente mejor en muchas cosas, pero no me conocía tanto ni estaba tan a gusto conmigo misma.

Y por eso hoy, y siempre, no permitiré que se me caiga la sonrisa :D

¡Océanos de amor!

11 comentarios:

  1. Ay chica! Me has emocionado. Donde quiere que esté, ya en paz, seguro que esta orgullosa de que seas quien eres, ahora y cuando tenías 20 años. Felicidades (otra vez) por tu cumple y por abrirte a los que te leemos y saber homenajear a tu abuela como se merece. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Con lágrimas en los ojos te comento niña, que en esto compartimos algo, va para 2 años que tb perdí a mi abuela (con la que me crié) tras haber padecido alzheimer durante más o menos 10 años y por fin se le acabó su sufrimiento. Mandarte un beso muy grande, y las fiestas hay que tomarselas como el resto del año pero con un entorno más bonito. Pero como dice un amigo mío Navidad es todo el año, yo no sonrio ni saludo a quien no lo hace conmigo el resto del año. Algún jefecillo puede dar fe de ello.

    Un beso grande Itzi

    ResponderEliminar
  3. Te sigo desde hace mucho, siempre desde la oscuridad, pero hoy me he animado a salir. Mientras te escribo una lágrima recorre mi mejilla, pienso en mi abuela, voy a llamarla y desayunar con ella. Gracias por recordarme lo que tenga.
    Tienes una sensibilidad extraordinaria, un abrazo y mil gracias por dejarnos compartirla.

    ResponderEliminar
  4. Quiero desearte unas felices Navidades y un buen año 2013, así como agradecerte las buenas recetas que me has enseñado durante todo el 2012. Muchas gracias y mil besos.

    ResponderEliminar
  5. que palabras tan bonitas....
    espero que tengas unas buenas fiestas sin demasiadas malas caras...
    besazooooooso



    Conlatripallena.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Precioso niña... lo bonito del blog es que contenga lo que quieras enseñar, pero tambien transimitir a los que lo leemos...y lo has conseguido...
    Lau.

    ResponderEliminar
  7. Leo tarde pero con cariño te digo que no pierdas esa sonrisa y que hay veces que hay que llorar, recordar, amar, sufrir sólo así nos damos cuenta de lo que es la felicidad. Así nos hacemos más fuertes.
    Nos seguimos observando en instagram.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué hermoso que escribes! (Iba a escribir mucho, pero mucho más... pero no hace falta... la naturalidad con la que escribes las cosas me da ternura).

    ResponderEliminar
  9. Qué buena idea para empezar un día 10! En Nutryfish On Line nos encantan tus aportaciones porque se nota que le pones mucho cariño. Sois bienvenidos a nuestra web (www.nutryfish.es) si queréis recibir un salmón de muy buena calidad en casa. Gracias por tus aportaciones.

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!