jueves, 6 de diciembre de 2012

Desesperando a Maillard


Quedaría infinitamente mejor llamar a la receta: Ensalada de pimientos asados a baja temperatura, cebolleta y anchoas de La Escala. Pero no me gustan los títulos largos y rimbombantes.



Acabo de darme cuenta que mi mierdahorno no es tal. Que resulta que es un moderno. Que como ahora está de moda eso de cocinar a baja temperatura, se adapta a los tiempos.
Pues bien, creo que le voy pillando el tranquillo.

Es lento, lento de cojones. Entonces ya, sabiendo su ritmo, lo que hago es adaptarme yo a él. Teniendo en cuenta que cada vez que lo use me costará caro. Muy caro.

En fin, que tres hermosos pimientos pasaron la tarde de domingo asándose. Cuando digo la tarde son casi 3 horas, ni idea de temperaturas. Mi mierdahorno decía 80º, pero yo no me lo creo...

Vienen a ser pimientos aburridos. Se trata de ir viendo cada media hora (sí, tanto, si no lo único que consigues son agujetas) a ver si se ablandan. No me gustan las verduras pasadas, pero con mi horno no hay manera. Es o crudo o esto. No creo que supere los 100º. Ni con carrerilla.

Pero chicos, salieron deliciosos :)

Los aliñé con un buen picual, comino y algo de sal, cebolleta fresca y las increíbles anchoas de La Escala.

Gracias por leer. Océanos de amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!