Ir al contenido principal

De bocatas y colibríes:


Suena el despertador, Pego un respingo.
La habitación está a oscuras.
Son las siete de la mañana,  anoche me acosté tardísimo, revisando la presentación de esta mañana.

Comienza el año en lo que a proyectos se refiere. Tenemos que explicar lo bueno que ha sido nuestro departamento, lo bueno que es, y sobre todo, lo bueno que va a ser. Todo ello con un coste cercano a nulo y unos beneficios con tendencia a infinito.  Pereza.

Aquí viene mi momento, mi desayuno, mi bocata, que no sé a qué hora terminará la reunión y si tendré tiempo de comer en condiciones.

Voy  a la cocina, a oscuras, salvo un leve resplandor de la ventana. El día va abriendo.

Tanque de café, zumo de naranja y lima recién exprimido.

Caliento la plancha, pongo unas laminas de calabaza, cuando coge colorcito, reservo y pongo unas tiritas de bacon, hasta que se pongan tiesecitas.

Tuesto ligeramente el pan, pongo rúcula, la calabaza, feta en laminitas, el bacon y corono con albahaca fresca y pimienta negra. Bastante.



En un bocata lo imprescindible es un buen pan.

Hacerlo es maravilloso, a partir de harina, agua,  sal y algo de levadura (si ya tiene masa madre es increíble el puntito acidito).

Por suerte ahora está de moda.
El pan bueno, se entiende. El pan que gana sabor, olor y textura a base de reposo, fermentación y dedicación. Al fin y al cabo la cocina (y todo en esta vida) se basa en eso, en el tiempo que dedicas y la pasión con que realizas tus actividades.

Pero volvamos a mi jornada.

Llego a la oficina, prontito, menos mal.
Apenas hay gente.
Me gusta llegar pronto a la oficina. Tener mi hueco de intimidad, subo (simétricamente) todas las persianas,  abro todas las ventanas de par en par,  que se ventile bien todo, que luego son muchas horas juntos y diferentes tipos de higiene.

Empieza a llegar gente, nos metemos ya a la reunión.

Tengo la capacidad de concentración de un colibrí.
La cocina es mi pasión, y cocino (mental y realmente) para todo aquel que se cruza en mi día a día. Así que cuando nos metemos a la reunión, yo ya tengo mentalmente un bocata preparado para cada uno de ellos. Porque comer de bocata no tiene por qué ser malo.

Empieza la florero, que no se viste, lleva outfits, siempre ideal, y encima de tonta no tiene un pelo.

Para ella me pega este bocata con escarola, salmón ahumado y queso feta.



Ahora es el turno del babosillo de ventas. A este le toca sobrasada y gouda.



Ahora viene el de contabilidad. Tragoncete, achaparrado, simpático y muy competente:



Pan de semillas, guacamole casero, gouda, bacon crujiente, pollo a la plancha y cebolla morada ídem.



Y por último el jefe. Aquí va mi propuesta:




Finos filetes de ternera a la planha, bacon crujiente, tomate, lechuga, cebollita morada y mayonesa casera.




Os dejo que es mi turno J

Océanos de amor.

Comentarios

  1. super original tu entrada, me he podido hacer la idea de tu dia a dia perfectamente. me quedo con el bocata del de ventas y del jefe. besos

    ResponderEliminar
  2. Después de mirarlos varias veces, me quedo con el primero me ha gustado lo de las tiras de bacon hasta que estén tiesas, porque yo hago lo mismo.

    Muas!

    ResponderEliminar
  3. Tú les preparas mentalmente bocatas, yo imagino maneras lentas y dolorosas de tortura :))

    Espectaculares bocatas.

    ResponderEliminar
  4. qué alegría volver a leerte!! yo también quiero uno, pero si de los que nos muestras, tuviera que elegir uno... me quedo con tu desayuno!!

    Gracias y un besote!

    ResponderEliminar
  5. Nenaaaaaaaa me encantan to0odos...! Y empiezo la dieta veraniegaaaa.
    Porque me meteria yo en este caminito a tu casa !!! Castigado0ora!
    Es que...mMMM. Hasta solo los panes me chiflan jijijij...
    Beso0os

    ResponderEliminar
  6. Ooohh pues los adoras a todos y eres una espectacular cocinera. Yo a más de uno le habría alterado ingredientes para provocar algo en ellos. Mi mente maligna que actúa...
    Como siempre, muy fan de tus bocatas.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito tu blog!! Y esos bocatas..yummy!
    Acabo de descubrir tu blog..me quedo por aqui!
    Un saludo
    >Leti

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!

Entradas populares de este blog

#tortillas de patata por encargo en Madrid :) #tortillamiotraella

Pues eso, que me está gustando esto de hacer tortilla de patatas y me están saliendo encarguitos.
Como quiero que salgan más, os dejo este post para que babeéis un poco y os lancéis, siempre que estéis en Madrid.

La tortilla es de las formas más fáciles y bonitas de decir te quiero.

Ha llovido bastante desde ese post, pero mi tortilla, sin duda, ha ido a mejor. Baja Modesto ;)

La receta es sencilla. Buen producto y amorcito.
Patata gallega, natural; huevos frescos, cebolla blanca dulce y aceite de oliva virgen extra.

Dejo la patata tostada pero empapadita en el huevo, emulsionada con la cebolla. Sellada por fuera, jugosa por dentro, pero no chorreante de huevo.



Observa la foto de arriba para ver la textura. O vete a Bululú (santa cruz de marcenado 13) de lunes a viernes sobre las 10 AM a probarla :)




El precio es de 15€ por tortilla y glovo a medias. El pago es a través de mi página de Paypal. Acepto regalos, jajaja. 
Para encargarlas, me mandas un correo, el día anterior sería lo ideal, si no,…

Tortilla de patatas para Fermín

Hoy os hablaré de Fermín y Adela.

Entre los dos llegan a los 120 años y Fermín siempre suelta el chascarrillo entre lo que suman y el peso del matrimonio. Adela ya no le ríe la gracia. Pero se enternece.
Atrás quedaron las tardes en el paseo. Fermín queriendo avanzar, con sus grandes manos, con dedos gruesos, rollizos, rojizos, manoseando curvas y recovecos y Adela frenando por educación, por el debe ser, sofocada, ruborizada y por supuesto, excitada.
Atrás quedaron las noches en vela. La una cargada con el biberón. El otro haciendo encaje de bolillos con la nomina.
Los chicos se fueron.
La casa se quedó tranquila. Lejos de la jarana y la alegría de una casa con críos.
Adela quiere nietos. Quiere volver a sentirse útil, adorada, idolatrada y heroína.
Fermín quiere tranquilidad. Los chicos están bien, no se preocupa. Los nietos serian bienvenidos, pero sin angustias. Que ahora las relaciones no son como antes.
Sale pronto del trabajo. Le queda poco que amasar. Es panadero. Su frase favorita (c…

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorc…