lunes, 30 de septiembre de 2013

Fin del curso básico de cocina en Le Cordon Bleu


Ya estoy diplomada. Mis pelos rosas y yo hemos conseguido terminar algo. Soy muy culo inquieto, y eso, añadido a mi capacidad de concentración de colibrí, hace que pierda la motivación con medio viento.
Pero me gusta este curso, aunque me acarreé pataletas, llantos y frustraciones, creedme, la balanza queda en positivo.

Amaneció gris panza burro y oscuro, feúcho. Ha sido llegar al aula magna y ya había salido un espléndido sol. Sí, estoy muy come flores, pero es que me siento tan feliz de haber cerrado esta etapa :)




En el aula estaban mis compis, nerviosos, emocionados, ilusionados. A algunos les veo el miércoles que viene, a otros no, y les deseo lo mejor. Acabé cogiéndoles cariño.




Aquí ya estábamos atacaos, nos acababan de decir que nos llamaban al escenario y había que hacer paseito, subir escaleras, (shake, take and fake -> saludar, recoger el diploma y sonreír) y volver a bajar escaleras.
Sólo podía pensar: "Itzi no te caigas".
Pues no, no me he caído, he sonreído y no he llorado. Bueno, miento, en la foto de abajo podéis ver la cara de Chef Erwan, que le estoy dando la mano. He tenido un momento Candycandy, con el lagrimón indeciso y controlado a base de "uf, ahora no, ahora no". He llegado a mi butaca y ahí lo he liberado :)


Luego discursos, más llanto, foto de rigor y a casita con mi diplomita y un montón de ganas de empezar el intermedio.
Estoy divinamente cagada de miedo, pero como siempre con mi querido cordonblú, la balanza queda en positivo. Me volveré a dejar la piel. Y esta vez sé a lo que me enfrento, conozco la escuela, las bases y mis límites. Y los superaré.


Como siempre, gracias por leer y océanos de amor :**

(PD: Blogger me ha escrito un mail, que si estoy bien, que he actualizado dos veces en la misma semana; después de dos meses con el blog dormidito XD)