miércoles, 23 de octubre de 2013

Cuello de cordero Champvallon

¡Ay, qué horror!

Desde que hemos entrado en la demo no podía quitarme esta imagen de la cabeza:


Tan bonito, tan tierno, tan... deshuesado.

Hoy ha tocado cuello, mañana pata. Suspiro.

Partid de la base de que hoy es mi primer día de regla, chispas. Por lo tanto, estoy algo más nerviosa (¿yooooo?), sensiblona y sobre todo, más ciega, más sorda y con el sentido del olfato mucho más (lo tengo mucho) desarrollado. Todo me huele mal. Todo me revuelve. Consuelo, mañana se me ha pasado :)

Pero... ¡Prueba superada!

He ido bastante bien de tiempos, en 20 minutos tenía dos cuellos deshuesaditos, y en otros veinte limpitos de grasita, nervios, espalmador (j'adore. Para los que no lo sepáis, como yo hace unas horas, es un objetico con forma de pala de pinpong pero en cuadrado, metálico, pesadísimo y sirve para liarte a hostias con la carne para igualarla. Sí, sí, estudio cocina, pero llego a casa suavita como una balsa de aceite) y bridaje (atar bonito, principalmente por estética, pero obviamente, si tienes un precioso rollito, tienes una cocción más regular).

Sigo lenta con el torneado. Hoy patatas, joder, y eso es de básico. Tengo que darle más caña.


Me he visto bastante suelta deshuesando. Me ha gustado. Me he gustado. 

Sigo flipada con el curso. He notado un salto de intensidad desde la semana pasada.

Ya llevamos un tercio de curso. Buff, no puedo bajar el ritmo, este fin de semana he hecho compras y no he practicado. Como excepción vale, pero el que viene, no puedo bajar el ritmo. Ahora empieza más duro. Tengo que seguir haciéndolo tan bien. No caer, por mucho que sature.

¿sabéis que el viernes tengo solomillo (de buey) Wellington? Viene forradito de hojaldre, que empezaremos a hacer mañana, y miedo me dan estos franceses, son capaces de hacernos hacer lacitos simétricos a lo largo del hojandre.

Me encanta lo minucioso de esta escuela. Es duro de cojones (cada vez hablo peor, coño), pero me encanta.

¡Gracias por leer, océanitos! ;)