Ir al contenido principal

Curso 5, pato confitado y presecuela de una bullabesa

Me chifla este curso, lo he dejado claro, ¿verdad?

Pues bien, sigo dando chapas por doquier, porque realmente esto es una experiencia única.

Hoy hemos terminado de confitar unas patitas de pato... llorar es poco, lagrimas de colesterol, lagrimas densas, casi solidas, pero lágrimas corrían por mis mejillas cuando lo he probado, jijiji. No exagero, apenas. Con patatas confitadas también en grasa de pato. Dios del cielo, dan ganas de levantar una copa   y felicitar las fiestas, en plan Isabel Preysler.

Comidas densas y elaboradas, con tres horas casi de corre, sincroniza, organiza, limpia y no te cortes, entre otras cosas. Tremenda trabajaera.

Ah, hoy he fileteado mi primer cabracho, un salmonete y una dorada. Y como churros. Los he dejado marinando en muchas cositas y ¡albahaca, mi hierba fetiche!



Presenté prontito, plato muy bien, salvo que las patatas les faltaba crujiente. Efectivamente, me dio miedo hacerlas mucho. Seguridad, coño :)

Esta semana tengo más energía, no sé si porque me gusta más el curso y estoy consiguiendo disfrutar, no sé si es por comparación a la mierda de verano (el curso anterior las pasé putas, en el curso y fuera), porque ahora estoy muy estable o porque quizá he pasado esa barrera de bajar x kilos y te da subidón físico. Mañana me peso y os cuento. Será un poco de todo.

Cuando hemos salido, hemos hecho piñita los compis, y cuando he llegado a las rozas, seguía con ganas de gente, he llamado a Naia y le he llevado las patatitas, una patita de pato y un poco de salsa. Que si compras, que si lavadora, que si paseazo con su vecinita Eva, un amor. Dos horas cascando y tan a gusto.

Luego cháchara de banco, ha bajado otro vecino de Nai y así, hasta que me ha dado sueño, frío, hambre, uuuuy, a casita. Infusión de abuelita y aquí estoy.

Mañana es viernes :)

Buenas noches periquetes, océanos de amor.


Entradas populares de este blog

#tortillas de patata por encargo en Madrid :) #tortillamiotraella

Pues eso, que me está gustando esto de hacer tortilla de patatas y me están saliendo encarguitos.
Como quiero que salgan más, os dejo este post para que babeéis un poco y os lancéis, siempre que estéis en Madrid.

La tortilla es de las formas más fáciles y bonitas de decir te quiero.

Ha llovido bastante desde ese post, pero mi tortilla, sin duda, ha ido a mejor. Baja Modesto ;)

La receta es sencilla. Buen producto y amorcito.
Patata gallega, natural; huevos frescos, cebolla blanca dulce y aceite de oliva virgen extra.

Dejo la patata tostada pero empapadita en el huevo, emulsionada con la cebolla. Sellada por fuera, jugosa por dentro, pero no chorreante de huevo.



Observa la foto de arriba para ver la textura. O vete a Bululú (santa cruz de marcenado 13) de lunes a viernes sobre las 10 AM a probarla :)




El precio es de 15€ por tortilla y glovo a medias. El pago es a través de mi página de Paypal. Acepto regalos, jajaja. 
Para encargarlas, me mandas un correo, el día anterior sería lo ideal, si no,…

Tortilla de patatas para Fermín

Hoy os hablaré de Fermín y Adela.

Entre los dos llegan a los 120 años y Fermín siempre suelta el chascarrillo entre lo que suman y el peso del matrimonio. Adela ya no le ríe la gracia. Pero se enternece.
Atrás quedaron las tardes en el paseo. Fermín queriendo avanzar, con sus grandes manos, con dedos gruesos, rollizos, rojizos, manoseando curvas y recovecos y Adela frenando por educación, por el debe ser, sofocada, ruborizada y por supuesto, excitada.
Atrás quedaron las noches en vela. La una cargada con el biberón. El otro haciendo encaje de bolillos con la nomina.
Los chicos se fueron.
La casa se quedó tranquila. Lejos de la jarana y la alegría de una casa con críos.
Adela quiere nietos. Quiere volver a sentirse útil, adorada, idolatrada y heroína.
Fermín quiere tranquilidad. Los chicos están bien, no se preocupa. Los nietos serian bienvenidos, pero sin angustias. Que ahora las relaciones no son como antes.
Sale pronto del trabajo. Le queda poco que amasar. Es panadero. Su frase favorita (c…

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorc…