viernes, 15 de noviembre de 2013

Ballotine de pollo, mi mejor práctica en Le Cordon Bleu :)

Hoy he volado. Desde que empezó la clase me he metido un petardo por el culo y he volado.

Parte de la base de que soy la más lenta de un grupo de trece (tócamela que me crece). Parte de la base de que necesito espabilar en mil sentidos, soy lenta, desorganizada mentalmente y tengo la concentración de un colibri.

Pues bien, hoy no, hoy he sido bastante rápida (presenté la sexta, habiendo 4 casi insuperables). Podría haber presentado la cuarta o la quinta, pero he preferido comprobar detalles de última hora. ¡He hecho todo en dos horas y media!!

El chef (el mismo con el que he presentado dos veces platos bastante buenos y correctos pero fuera de tiempo. Me he quitado la espinita) me ha felicitado cuatro veces, dos diciendo que me lleve una botella de champan y nos lo comíamos todos juntos y otras dos diciendo que apuntara este día como referencia, para seguir haciéndolo tan bien.

Y encima es uno de los posibles platos que puede entrarnos en el examen final.

Casi lloro. Mira que no pierdo oportunidad de llanto, y si es buena menos, oiga. Buff.

Al tema, ballotine es todo bicho relleno, ballotine es la técnica. Quidicir, que el día(s) que cociné por el cumple de mi hermano hice una ballotine, ¡y yo sin saberlo!

Encima, si la primera vez que la haces es con un pollazo (con perdón) de 5 kilos, más relleno, total casi 8 kilos de bicharraco, hacerla con un pollico de kilo y medio es una mamarrachá. He "habillado" (de habille en francés, limpiar y preparar el pollo, sin plumas ni escamas, sin visceras ni gládulas, etc...), deshuesado, rellenado, cosido, forrado en redaño y bridado a la criatura. Quedó precioso.

Fallo, le di mucha coloración en el sellado, quedó marroncito y ha de ser doradito. Pero se veía precioso todo un rollito glaseadito. (Personalmente lo prefiero marroncete, pero se tiene que hacer como te enseñan. A innovar, a casa).

Viene con gratin de patatas dauphinois, torneadas (hay que hacer, a mano, ni mandolina ni cortapastas,  discos anchitos y finitos. Diámetro unos 5 cm, ancho unos 2-3 mm) y muy mimadas con leche y nata infusionadas con tomillo, laurel y nuez moscada. De lágrima, pero un #jocaryestoygorda enorme )

El torneado no me ha salido demasiado mal. [Truqui del chef, salen mejor con el deshuesador que con el fileteador :)] De coloración podrían haber salido mejor, pero estaban bien.

Ah, y el jugo de pollo (técnica de exámen, me salió mejor de color que el de ayer, pero reduje poco. Pensé que estaba muy salado y me dio miedo. Pues no, hubiera quedado perfecto. Suspiro.

No siento las piernas, me duelen los pies, las rodillas, la espalda; piramidales, obturadores y nervio ciático machacan la L5, los omoplatos molestan como si me estuvieran creciendo alitas (claaaaro), el cuello cargado, la (puta) muela del juicio, la sinusitis... Moriré pronto, me quedan horas ¿qué digo? minutos, pero moriría feliz, y hacía tiempo, mucho, que no podía decir eso.

Jodidamente feliz.

No veo a mis amigas, las echo de menos, no veo a amantes, ni tengo pareja, apenas tengo vida social, pero tengo un gran amor, que es la cocina, mi amor y mi tormento, mi locura, pero me hace jodidamente feliz.

Desde mi lecho de muerte os saludo:



Océanos de amor ;)