Ir al contenido principal

Dexter reloaded o perdiz en escabeche.

Y me quería perder esto, madre del amor hermoso.

En la demo me ha empezado a doler la cabeza, me ha dado el bajón físico lógico después de la basura de noche que he pasado. No he pegado ni ojo. Y a las 5, desvelada, no ha habido manera de dormir.

Así que he estado a puntito de saltarme la práctica, coger mis bártulos, ir a hacer la compra, verduritas para practicar y algo ligero para comer.

Pero luego he pensado que sólo de cortes de verduras teníamos casi un kilo de brunoise, y que en casa no iba a hacer tanto.

Va Itzi, son perdices, que a má le encantan. Pues venga, me he quedado.

Vamos a ver, ya sabéis mi evolución con el pollo, de llorar (por no vomitar) el primer día a te descuartizo en un periquete y tan pichi.

Pues bien, he abierto, limpiado y despiezado codornices, pato, pollo, pero señores, las perdices son lo más gore que hay del mundo. Las de hoy al menos.

Primero están llenas de plumazas gordas y negras, con su cabecita y sus ojitos. Itzi, pasa, corta y no mires. Buff, zasca, cabeza fuera y la jodida matanza de Texas, pared, uniforme y estación pringadas de sangre. Son dos, la segunda, igual. Dioooos. (que no soy exagerada ni ná, ¿saes, no?)

Venga, las patitas. [Buff, es que estamos taaaan acostumbrados a bandejas, a higiene, a que otro nos haga el trabajo sucio, que no valoramos lo que comemos. Pero eso da para otro post, y me caigo de sueño].

Eviscerar. Os juro que he tenido un dejavu a lo bestia pero más intenso. Casi vomitolloro. Señor.

Coraje y al toro. Bueno, a la perdiz. Visceras fuera, ya está limpita.

Buff.

A otra cosa.

En este curso y en la vida, la base es la seguridad. Si pisas fuerte, con humildad, con ganas de adaptarte, amoldarte y aprender, pero confiando en tu persona, toda experiencia será más satisfactoria. (#coelhada )

Pues hoy, aprendí otra cosa. La picardía de conocer tus fallos. De reconocerlos y ser constructiva con el resto.

Me explico.

Soy negada con las medidas exactas de los cortes. Una brunoise son cubitos de 2mm exactos. No daditos sin más. No, es Le Cordon Bleu y les falta sacar regla. Cuando termine el curso completo seré la rehostia, y la bordaré. Ahora mismo corto rápido pero mal, o más o menos (no bien) pero muy lenta.

Como de todas formas iba a tener la pega de los cortes, me he centrado en la rapidez.

Pese al comienzo, he limpiado y despiezado las perdices en un periquete, he cortado rápido, jugo, alubias y vinagreta.

Señores, que en hora y media tenía el plato listo. Que podría haber presentado primera. Pero con esos cortes no quería ser primera, he dejado a top de los tops y he presentado cuarta, he tenido en cuenta todos los detalles y he hecho un plato muy rico.

Pegas, los cortes, que ya lo sé, y ando trabajando en ello, y poco más. Contenta :D

Así que de aquí al 13 (tócamela que me crece), que es EL EXAMEN, me dedicaré a comprar un kilo de zanahoria y hacerla paysanne, dos kilos de champis y hacerlos brunoise, etc... y a comer pures, jejeje. Así día sí, día también-

Son las nueve y media pasadas y no puedo con mis pestañas.

Me voy a la cama satisfecha y con ganas de mejorar, que todavía tengo dos semanas exactas de curso y un par de días más hasta el examen.

Cortar, cortar y cortar.

Gracias por leer, océanos de amor.

Itzi the killer :P

Entradas populares de este blog

#tortillas de patata por encargo en Madrid :) #tortillamiotraella

Pues eso, que me está gustando esto de hacer tortilla de patatas y me están saliendo encarguitos.
Como quiero que salgan más, os dejo este post para que babeéis un poco y os lancéis, siempre que estéis en Madrid.

La tortilla es de las formas más fáciles y bonitas de decir te quiero.

Ha llovido bastante desde ese post, pero mi tortilla, sin duda, ha ido a mejor. Baja Modesto ;)

La receta es sencilla. Buen producto y amorcito.
Patata gallega, natural; huevos frescos, cebolla blanca dulce y aceite de oliva virgen extra.

Dejo la patata tostada pero empapadita en el huevo, emulsionada con la cebolla. Sellada por fuera, jugosa por dentro, pero no chorreante de huevo.



Observa la foto de arriba para ver la textura. O vete a Bululú (santa cruz de marcenado 13) de lunes a viernes sobre las 10 AM a probarla :)




El precio es de 15€ por tortilla y glovo a medias. El pago es a través de mi página de Paypal. Acepto regalos, jajaja. 
Para encargarlas, me mandas un correo, el día anterior sería lo ideal, si no,…

Tortilla de patatas para Fermín

Hoy os hablaré de Fermín y Adela.

Entre los dos llegan a los 120 años y Fermín siempre suelta el chascarrillo entre lo que suman y el peso del matrimonio. Adela ya no le ríe la gracia. Pero se enternece.
Atrás quedaron las tardes en el paseo. Fermín queriendo avanzar, con sus grandes manos, con dedos gruesos, rollizos, rojizos, manoseando curvas y recovecos y Adela frenando por educación, por el debe ser, sofocada, ruborizada y por supuesto, excitada.
Atrás quedaron las noches en vela. La una cargada con el biberón. El otro haciendo encaje de bolillos con la nomina.
Los chicos se fueron.
La casa se quedó tranquila. Lejos de la jarana y la alegría de una casa con críos.
Adela quiere nietos. Quiere volver a sentirse útil, adorada, idolatrada y heroína.
Fermín quiere tranquilidad. Los chicos están bien, no se preocupa. Los nietos serian bienvenidos, pero sin angustias. Que ahora las relaciones no son como antes.
Sale pronto del trabajo. Le queda poco que amasar. Es panadero. Su frase favorita (c…

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorc…