lunes, 2 de febrero de 2015

Costurero.

Apenas coso, no bordo ni hago ninguna floritura de las que mi abuela Cati podía presumir.

Pero es un objeto fetiche que tengo en cada casa. Es uno de esos detalles que la hacen hogar.

Se despide, siempre cursi,

La Itzi.