miércoles, 11 de noviembre de 2015

Clientes en @BarLeinerMadrid

Estoy estudiando una opo para informática del estado.
A la vez, trato de ponerme en forma.

Y mientras, cuando me dan ataques de ansiedad, hambre o lo que sea, tiro de Leiner, el bar de al lado de casa.

Hoy estuve gran parte de la mañana, leyendo el tema 5 de informáticaZZZZZ y sí, he perdido tiempo, pero no más del que hubiera perdido hoy en casa. No estaba centrada. Y sin embargo, me ha cundido :)

Desayuné esta maravilla de tortilla:



Y llegó esta mujer. Hoy os hablo de ella:



Todavía no sé su nombre. Tiene 90 años, alardea de jamás haber llevado faja y va tiesa y elegante como una vara.
Llega desprendiendo energía y encantada de conocerse a sí misma.
Cuenta traviesa cómo se las apaña para sisarle a su marido dineritos pa un café. Que antes no estaba bien visto que una mujer sola entrara a tomarse un café sola.
Y se jacta de ser de las primeras mujeres que trabajaban en esa época en Madrid. 30 años de comercio.
Estudió en las salesianas, y después de la guerra ya no iba a volver a estudiar con sus hermanos de soldaos. Se puso a trabajar, en Almacenes SEPU (Sociedad Española de Precios Únicos) y que se veía fatal que una mujer trabajara.
Todo el mundo la conocía. Era mujer y trabajaba en plena Gran Vía.
Salía a tales horas que el sereno la esperaba en la esquina con San Bernardo para acompañarla a casa. Que era una chiquilla.
Que un imbécil entró un día en la tienda y les dijo que era Sociedad Española de Putas Uniformadas.
Que ella le contestó que sería de cuando su madre empezó a trabajar.
Me ha cautivado y encantado.
Hasta que ha repetido su historia 4 veces en 5 minutos. Y claro, desgarra que se nos vaya la cabeza, que se nos borre la vida.
Vivamos, cambiemos, disfrutemos, que esto se acaba, que podamos decir que nos quiten lo bailao, y que haya mucho por bailar.

Océanos de amor 💕

1 comentario:

  1. Me ha encantado esta historia, Itzi. Qué cantidad de historias nos perdemos por no poder o saber escuchar. Un beso

    ResponderEliminar

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!