Ir al contenido principal

Mi versión de #carbonara para Bea.

Ay, que se me ha vuelto a ir de las manos lo del blog. Que tengo mil cosas y sitios pendientes que enseñaros y contaros.

Que hoy Bea me ha pedido dulcemente pero por tercera vez, la receta de spaguetti no carbonara que subí el otro día.

Y como es una mamarrachá que se hace en un periquetín, os lo cuento y así mato dos pájaros de un tiro, cumplo con mi amigui y actualizo el p blog.



Yo suelo poner bastante pasta por persona. Como lo mido a ojo, un paquete, que suele ser de medio kilo, lo uso para tres/cuatro personas sin mucho más acólito.

La pasta necesita espacio, agua donde nadar a sus anchas. Agua salada hirviendo. Dicen que para pasta dura la proporción correcta es un litro de agua por cada 100 grs de pasta. También lo hago a ojo. Que tenga espacio para hervir a borbotones y amplitud.
Si la pasta es buena, se pega mucho menos, pero aún así, sale mejor como os digo.

Hacedme caso, leches :P

Mientras se calienta el agua, corto bacon en cachitos. Y lo salteo en una sartén, con fuego bravo, que coja colorcito y textura. ¡Y cómo huele!

La cabonara original se hace con pancetta (la barriguita del cerdo) o guaciale (la careta/papada), ambas carnes curadas y mucho más aromáticas que las que solemos encontrar en españa. Cuando la pruebas, te sabe mucho mas a cerdo, a especias. Te envuelve el paladar de sensaciones.

Me he puesto súper cursi, pero es cierto. En mi caso me gusta probarla de ver en cuando pero es demasiado potente para mí (soy poco consumidora de carnes); por eso me gusta esta versión.

Bacon tostadito, escurrido de aceite en papel absorvente. Reservamos.

Bato un huevo o dos por persona (depende del tamaño) y otro para el plato. Si lo haces sólo con yema el sabor también es más potente. Y el plato más caro.
Mezclo el huevo con queso, preferiblemente parmesano rallado y bastante pimienta negra recién molida.

Cuezo la pasta el tiempo justo que indica el envase, a veces incluso menos. Me gusta bastante al dente, casi a la muela.

Escurro vagamente y devuelvo a la cazuela, ya con el fuego apagado. Añado el bacon.

Vamos a emulsionar la pasta con la mezcla de huevo y queso. No debe cuajar, Vas removiendo con mimo y amor y la pasta va chupando sabores y texturas.

El olor es orgasmante. Comprueba sazón, siempre hay que probar los platos antes de servirlos. Y listo.

Hay mucha gente que le añade nata. Personalmente lo considero un sacrilegio. Y a eso sí que no lo llamo carbonara. Tampoco cuando añado ajo, o semillas de cilantro fresco o lo que sea.

Pero gustos, colores. Todos acabaremos en el infierno, muahahaha.

Gracias por leer :)

¡Océanos de amooooor!




Comentarios

Entradas populares de este blog

#tortillas de patata por encargo en Madrid :) #tortillamiotraella

Pues eso, que me está gustando esto de hacer tortilla de patatas y me están saliendo encarguitos.
Como quiero que salgan más, os dejo este post para que babeéis un poco y os lancéis, siempre que estéis en Madrid.

La tortilla es de las formas más fáciles y bonitas de decir te quiero.

Ha llovido bastante desde ese post, pero mi tortilla, sin duda, ha ido a mejor. Baja Modesto ;)

La receta es sencilla. Buen producto y amorcito.
Patata gallega, natural; huevos frescos, cebolla blanca dulce y aceite de oliva virgen extra.

Dejo la patata tostada pero empapadita en el huevo, emulsionada con la cebolla. Sellada por fuera, jugosa por dentro, pero no chorreante de huevo.



Observa la foto de arriba para ver la textura. O vete a Bululú (santa cruz de marcenado 13) de lunes a viernes sobre las 10 AM a probarla :)




El precio es de 15€ por tortilla y glovo a medias. El pago es a través de mi página de Paypal. Acepto regalos, jajaja. 
Para encargarlas, me mandas un correo, el día anterior sería lo ideal, si no,…

Tortilla de patatas para Fermín

Hoy os hablaré de Fermín y Adela.

Entre los dos llegan a los 120 años y Fermín siempre suelta el chascarrillo entre lo que suman y el peso del matrimonio. Adela ya no le ríe la gracia. Pero se enternece.
Atrás quedaron las tardes en el paseo. Fermín queriendo avanzar, con sus grandes manos, con dedos gruesos, rollizos, rojizos, manoseando curvas y recovecos y Adela frenando por educación, por el debe ser, sofocada, ruborizada y por supuesto, excitada.
Atrás quedaron las noches en vela. La una cargada con el biberón. El otro haciendo encaje de bolillos con la nomina.
Los chicos se fueron.
La casa se quedó tranquila. Lejos de la jarana y la alegría de una casa con críos.
Adela quiere nietos. Quiere volver a sentirse útil, adorada, idolatrada y heroína.
Fermín quiere tranquilidad. Los chicos están bien, no se preocupa. Los nietos serian bienvenidos, pero sin angustias. Que ahora las relaciones no son como antes.
Sale pronto del trabajo. Le queda poco que amasar. Es panadero. Su frase favorita (c…

Maternidad y huevo hilado

Ser madre conlleva mucha generosidad. Tendría un montón de cosas que añadir, pero la más representativa es esa.

Me muero de ganas de darte ese amor incondicional, con la paciencia y constancia que requieren. Pero, y es un pero muy gordo, me apabulla coartar tu libertad, o todo lo contrario, que no sientas mi respaldo, mi abrigo, mi apoyo.

No quiero que ser madre me transforme en madre únicamente. Me encantaría ser capaz de amar apasionadamente a una pareja, conseguir mantenerme estable con ella, con límites, contigo como elemento principal, pero sin olvidar mi persona, y, si fuera posible, a mi pareja.

Soy un desastre con las relaciones. No un desastre, se me dan bien, comenzarlas, pero en cuanto me disuelvo en mi propia entrega, me pierdo, y huyo para volver a encontrarme. Y se acaban.

Hasta ahí no hay mucho problema, somos adultos, los éxitos y los fracasos son parte de nuestra vida. Mientras sepamos sobrellevar la mala conciencia.

Pero entra en juego un retoño.

Mis padres se divorc…