viernes, 3 de febrero de 2017

Hoy @pekopeko , el retoño de @gastomaniac , muy callejero, muy sencillo y sobre todo, delicioso.



Hoy os traigo un sitio con el que no puedo ser objetiva.

Nunca lo soy. Soy de la filosofía de este es mi blog y me lo follo cuando quiero. Como con el resto de redes. Podría petarlo mucho más fuertemente, pero así soy muy feliz.


Hoy os llevo a Pekopeko, os copio letra a letra, punto a punto, su presentación en la página web de Pekopeko:
¿Quién soy y a dónde voy?
Rocío Persson es Peko Peko y Peko Peko es Rocío Persson.
Peko PekoDel japonés ペコペコ o ぺこぺこEl rugir de las tripas – Extreme Hunger
Autora del blog @Gastromaniac, profesora de sushi, cofundadora de Global Translations, traductora e intérprete de sueco – inglés – alemán y japonés, chef de sushi profesional certificada por la Tokyo Sushi Academy, emprendedora de nacimiento, aventurera de corazón, gastromaniaca sin fronteras, Food addict, y en definitiva, hambrienta de conocimientos culinarios.
Peko Peko es una de las primeras expresiones japonesas que aprendí en aquel maravilloso país. Japón ha sido mi vínculo con Asia, mi piedra angular, mi obsesión desde que tocaba el violín con 5 años aquí en Madrid con la profesora Isako. Tenía que aprender ese idioma tan diferente, tenía que viajar a aquel exótico lugar. Japón me acercó al resto de Asia, me abrió las puertas a una gastronomía sin límites. Desde entonces mis tripas no han dejado de rugir.
Peko Peko es en definitiva mi nueva aventura gastromaniaca, mi particular tour por el street food asiático, mis ganas de compartir con vosotros los sabores que me apasionan. ¡Bienvenidos todos los hambrientos y aventureros, pues esta es vuestra casa!



Claro, ya la estáis adorando. Ro es energía sin atolondrar. Es de esas personas que no para mental y físicamente, pero lo hace en modo hormiguita, sin perder la sonrisa, sin perder fuelle, siempre con ganas. Pero no agobia. No sé cómo explicarlo.
Pero claro, es medio sueca y adoptada japonesa, una mezcla creativo reactiva.

El local se encuentra en el 13 de la calle Colmenares, es pequeño pero cuqui, súper bonito. No da sensación de agobio, porque es alto, tiene casi una pared entera de cristal y un dragón precioso custodiándolo.


Os dejo un instastory que subí en su momento:


 Desde que abrieron a mitad del otoño (rima con estantería) de 2016, he estado dos veces. Muchas menos de las que me gustaría.
Hoy os enseño fotos de ambas visitas.

Para picotear, los dumplings:

Las gyozillas, de carne y picantitas. Hmm.


Luego, los puritos de Fuman chu, crujientes wonton de verduras salteadas con un toque de jengibre. Como pipas. Hmm.


Aquí uno de los top ventas, el angry bird bao. Espera, antes de nada, los baos. Mira la siguiente foto.
El bao es una masa esponjosa y jugosa que normalmente va cocida y ahora está en plena moda. 

Personalmente, veo un bao y pongo los ojos en blanco, no de pasión, de hartura. Todo es en bao. Pereza.
Y sin embargo el de Pekopeko es esponjoso pero no chicloso, muy bueno, oye.

Angry bird bao: Pollo, chili picantosito, verduritas encurtidas y mayonesa.



La Ebikatsu Burger es una exageración de exquisita. Creo que es mi plato favorito, es difícil elegir.
Crujiente hamburguesa (soy de las que me cuesta que llamen hamburguesa a cualquier cosa entre dos panes tipo bollo) de langostino con el pan de sésamo negro (exquisito) y salsa especial.
De gemir y no parar.


Otro plato que me requetencantó es el Viet Chicken roll: Pulled chicket (pollo al horno en tiritas, desmenuzao), con una brutal salsa de cacahuete, hierbitas y servido en una barquita de lechuga.
Yo lo hubiera sacado un rato antes de la nevera, que la lechuga en invierno me da frío, pero vamos, me hubiera comido 4 y tan pichi.




Aquí tenemos al que llama Ro como el plato de la discordia. El Bulgogi ramen. Discordia por que no es un ramen al uso. Es su versión del ramen. Más suave, mas fresca. Me pareció exquisito.


Y termino lo salao con otro bao, el piggy: panceta a baja temperatura con pera china. Búa :)___


Y llega el postre. El bollibao. Me flipa el bao frito. Con helado de vainilla, chocolate y crocanti. El final perfecto.


Os dejo la carta para que veáis los precios y los platos que tengo pendientes. Hay que ir, ¿vais a ir? Contádmelo, anda. 


Y eso es todo, gracias por leer.

Océanos de amor ;)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame unas letritas, anda, que me hace mucha ilu.
Intentaré contestarte, palabrita ;)

¡Océanos de amor!